La merienda es uno de los mejores momentos del día para introducir alimentos saludables en la rutina de los más pequeños. Salen de la escuela famélicos después de horas de juego y estudio, lo que brinda a los padres una ventana de oportunidad maravillosa para ofrecerles alimentos saludables. Con este blog pretendemos compartir ideas de meriendas saludables para niños.

 

Por si no tienes ganes de leer, te hacemos un rápido resumen de entrada: la mejor merienda para tus hijos debería estar compuesta por fruta, frutos secos, yogur natural sin azúcar, un bocadillo integral con un relleno saludable o una mezcla de cualquiera de los anteriores. ¿Parece fácil verdad?

 

Sin embargo, la realidad es muy distinta. Cualquiera que se acerque a una escuela a las 5 de la tarde, verá que la mayoría de los niños meriendan alimentos ultraprocesados con sabores potentísimos, es decir, productos que combinan sal o azúcar con grasas muy palatables. No sabéis la pena que nos da ver malgastar ese momento en que tienen tanta hambre ofreciéndoles productos que no los nutren, sólo los llenan.

 

Poco después llega el momento cena, donde los padres más osados intentan que coman verdura. Pero no se la comen, no hay manera humana. Y entonces es cuando llegamos a la conclusión más lógica: “a mi hijo no le gusta la verdura”. Podríamos contar la misma historia con el pescado o la fruta, por ejemplo.

Señores, no es que no les guste, es que no tienen hambre suficiente para comer alimentos que no tienen ni de lejos el sabor tan explosivo de la merienda a la que están acostumbrados.

Pensadlo un momento. ¿Qué comeríais vosotros si no tenéis demasiada hambre y os dan a escoger entre un plato de judías verdes y unas croquetas? Pues eso. Los alimentos saludables están buenísimos pero debemos tener hambre real y un paladar poco acostumbrado a sabores muy potentes.

Para que los niños empiecen a comer alimentos más sanos, primero deben empezar a dejar de tomar productos insanos.

Nunca es demasiado tarde para empezar a hacerlo mejor. A continuación, os damos algunas alternativas saludables a las meriendas habituales para que podáis empezar a ofrecer alimentos más sanos y nutritivos a vuestros hijos. Incluso encontraréis algunas opciones que es probable que consideréis saludables pero que no lo son.

Para los días que quieras ofrecer algo más especial, también existen opciones mejores. ¡Te damos algunas ideas de caprichos para niños!

No te agobies, ¡todo es empezar!

Aquesta web fa servir galetes “cookies” per oferir una millor experiència d’usuari. Si continua navegant, està donant el seu consentiment per l’acceptació de les mencionades galetes i la acceptació de la nostra política de galetes, cliqui l’enllaç per més informació.

ACCEPTAR
Aviso de cookies