Este es el cuarto blog de una serie de 5 a través de los cuales estamos compartiendo, las que para nosotras son, las 5 claves para aprender a comer de saludable, es decir, lo que nos gusta llamar “comer inteligente”. Si te perdiste las claves anteriores puedes acceder a ellas aquí (Clave 1; Clave 2; Clave 3).

¿Estás preparado para seguir con el reto de aprender a comer saludable de una vez por todas? ¡VAMOS con la CLAVE 4!

Come… no muy tarde  

Hasta ahora hemos sentado las bases: come comida, esencialmente vegetal y en cantidades adecuadas. Ahora es importante entender que el horario en el que comemos también es importante para estar sano.

 

¿Qué es la cronobiología?

La cronobiología nos dice que los seres vivos estamos influenciados por los ritmos circadianos o, lo que es lo mismo, por una especie de reloj biológico que influye en la respuesta de nuestro organismo frente a factores externos como la alimentación.

 

¿Cómo nos afecta?

Gracias a rigurosos estudios clínicos, hoy sabemos, por ejemplo, que el efecto metabólico de comer un panecillo a las 8 de la mañana no es el mismo que hacerlo a las 8 de la tarde. Incluso se ha demostrado que el horario de las comidas puede influir en la presencia de obesidad. De hecho, estamos programados para comer y cenar pronto, durante las horas de luz.

Esto se da de bruces con nuestra cultura de desayunar tarde, comer tarde y cenar a las tantas. ¿A ti no te pasa que a veces que a las 7 de la tarde tienes una hambre perruna y empiezas a picotear para poder aguantar hasta la hora de la cena? ¡Pues lo que ahí te está pidiendo tu cuerpo es que cenes a las 7! Porque estamos programados para ello.

¿Qué podemos hacer?

Si quieres aprender (de verdad) a comer saludable tendrás que trabajar, sin duda alguna, este punto. Algunas recomendaciones para ayudarte a no comer demasiado tarde:

  • Adelanta la hora de las comidas para que el reparto calórico diario esté decantado hacia la primera mitad del día. Come de 12:30h a 14:00h y cena de 18:00h – 20:00h.
  • Planifica tu menú semanal para dejar poco espacio a la improvisación y reducir las posibilidades de malcomer.
  • Planifica los horarios de comida, sobretodo los familiares. Si te preocupa que el adelantar los horarios haga que no podáis cenar todos juntos, por ejemplo, pregúntate lo siguiente ¿puedo cenar antes y compartir en familia una infusión, el café o una partida de cartas? Cenar separados no significa renunciar al encuentro familiar diario.

aprender a comer saludable

 

  • Crea una despensa saludable repleta de alimentos secos, congelados o en conserva que te puedan solucionar una cena rápida: espárragos, legumbres, sardinillas, tomate, judías verdes, setas, frutos secos, etc.
  • Practica el Batch Cooking: Así evitarás retrasar mucho la comida por el tiempo invertido en cocinar.

Y hasta aquí la Clave 4 para aprender a comer saludable: Come antes. Si quieres seguir conociendo cómo comer inteligente, estate atento al último blog donde hablaremos sobre última clave.

Por cierto, encontrarás las 5 claves para comer inteligente y saludable en formato vídeo en esta web de Bruno Vassari.

Envíanos tus comentarios y dudas, ¡estaremos encantadas de escucharos!

Aquesta web fa servir galetes “cookies” per oferir una millor experiència d’usuari. Si continua navegant, està donant el seu consentiment per l’acceptació de les mencionades galetes i la acceptació de la nostra política de galetes, cliqui l’enllaç per més informació.

ACEPTAR
Aviso de cookies